Prótesis de disco cervical

¿En qué consiste?

La artroplastia de disco intervertebral cervical (ADR), o prótesis de disco consiste en sustituir el disco intervertebral por un dispositivo que mantiene la movilidad entre las dos vértebras cervicales.

 

¿A qué pacientes va dirigido?

La artroplastia de disco intervertebral cervical esta indicada en pacientes jóvenes con una degeneración inicial del disco intervertebral (discopatía degenerativa cervical), una hernia discal cervical o inestabilidad de un disco intervertebral (hipermovilidad), con preservación de las articulaciones posteriores y con una buena calidad ósea. La sustitución por disco artificial está diseñada para mantener el movimiento en la columna vertebral para las personas que padecen los síntomas de la enfermedad degenerativa de disco.

¿Cómo se realiza?

Este tipo de procedimiento de sustitución de articulación o artroplastia implica la inserción de un disco artificial en el espacio intervertebral una vez extraído un disco intervertebral natural. El dispositivo está diseñado para conservar la movilidad dentro del espacio del disco y a lo largo del segmento vertebral tratado. Está diseñado para funcionar como una articulación, proporcionando movimiento (flexión, extensión, torsión lateral y rotación) y alineación (altura y curvatura) de un disco natural.

La técnica se realiza por vía anterior, habitualmente por una pequeña incisión de 4-5 cm en la parte antero-lateral del cuello. Se rechaza las estructuras viscerales y vasculares, y una vez llegado a la columna, se expone el área donde los fragmentos del disco o los espolones óseos están presionando contra las estructuras neurálgicas (raíces nerviosas y/o médula espinal), se extrae el disco y el material óseo de alrededor de las estructuras neurálgicas para darles más espacio (discectomía y descompresión) y finalmente se inserta y asegura el disco artificial en el espacio intervertebral, usando instrumentos especializados y bajo control radiográfico.

¿Cómo es el postoperatorio?

Habitualmente los pacientes permanecen inician sedestación y deambulación al día siguiente a la cirugía. Los drenajes se retiran a las 48 horas después de la intervención. Al tercer día postoperatorio pueden ser dados de alta del hospital siendo autónomos para las actividades de la vida diaria. Los puntos se retiran entre los 10-14 días y el paciente sigue la rehabilitación de forma ambulatoria. El paciente puede retornar a sus actividades habituales alrededor de los dos meses después de la cirugía.

¿Qué complicaciones presenta?

Las complicaciones son secundarias a de la vía de abordaje. En general, las principales complicaciones consisten en disfonía transitoria, dificultad para la deglución (también transitoria) y sangrado. Otras complicaciones a largo plazo serian el malfuncionamiento de la prótesis, la extrusión de la misma o la fusión espontánea del segmento donde esta implantada.

¿No sabes cuál es la solución más adecuada para tu situación?

Rellena este formulario y nos pondremos en contacto contigo